# Tags
#Nacional

Es posible que el campo alcance niveles de bienestar propios de la clase media: Enrique de la Madrid

 

Enrique de la Madrid planteó la necesidad de transformar la realidad del campo mexicano, buscando que deje de ser sinónimo de pobreza y se convierta en un espacio para que las zonas rurales prosperen y aspiren a ser parte de las clases medias. Con el objetivo de impulsar esta transformación, el aspirante a encabezar la construcción del Frente Amplio por México abogó por el fortalecimiento de programas y políticas que fomenten el desarrollo y la generación de oportunidades en el sector rural.

Para ello, consideró necesario brindar apoyo integral a las comunidades, promoviendo la tecnificación, capacitación, acceso a crédito, diversificación de actividades económicas y valor agregado a la producción agrícola. De esta manera, se busca generar una nueva dinámica en el campo, que permita a sus habitantes mejorar su calidad de vida y alcanzar niveles de bienestar propios de la clase media.

El ex titular de Financiera Rural y aspirante a la siguiente etapa en la contienda política del frente opositor, se reunió con representantes de diversas organizaciones campesinas pertenecientes al Congreso Agrario Permanente. Durante el encuentro, De la Madrid compartió su experiencia en el campo y expresó su compromiso de trabajar en colaboración con las organizaciones del sector para impulsar su desarrollo y mejorar las condiciones de vida de las comunidades rurales.

El exfuncionario comenzó destacando la importancia del campo en México y los contrastes que existen en este sector. Hizo referencia al éxito exportador en la producción de hortalizas, frutas y ganadería, resaltando el crecimiento no solo en términos de cantidad, sino también en valor. Sin embargo, señaló la necesidad de que el trabajo en el campo rinda frutos y genere beneficios reales para los agricultores, superando así la problemática de la falta de valor agregado en la producción.

De la Madrid hizo énfasis en la importancia de entender al sector rural en su sentido amplio, no limitándolo solo a la producción agropecuaria, sino considerando también otras actividades que permitan a las comunidades rurales vivir con dignidad. Destacó la necesidad de abordar temas como el cambio climático, el cual plantea desafíos adicionales para el campo y requiere de un trabajo conjunto para mitigar sus efectos.

El aspirante subrayó la importancia de la tecnificación del campo y el uso eficiente del agua como estrategias para enfrentar los retos del cambio climático. Reconoció la necesidad de avanzar en la tecnología aplicada a las semillas y en el mejoramiento de las técnicas de cultivo para afrontar problemas como la sequía y las inundaciones. Asimismo, mencionó la complementariedad entre el sector rural, el turismo y la generación de electricidad como fuentes de ingresos adicionales y oportunidades de desarrollo para las comunidades.

En relación al apoyo del gobierno al sector, De la Madrid reconoció la importancia de fortalecer los programas y evitar concentraciones de recursos que no sean indispensables. Enfatizó la necesidad de hacerlo mejor, sin retornar necesariamente a las prácticas anteriores, con el objetivo de brindar un apoyo efectivo y equitativo a quienes más lo necesitan.

El exsecretario también abordó el tema de la pobreza en el campo y su preocupación por la creciente polarización en el país. Subrayó la importancia de disminuir los costos de producción en el campo para evitar aumentos desproporcionados en el precio de los alimentos, al tiempo que se garantice una vida digna para quienes se dedican a la agricultura.

Enrique de la Madrid manifestó su compromiso de seguir trabajando en favor del campo mexicano y enfatizó la importancia de contar con el respaldo de las organizaciones campesinas. Hizo hincapié en la necesidad de generar oportunidades para los mexicanos y se mostró dispuesto a dialogar y aprender de las experiencias y conocimientos de los representantes del sector agrario.

El aspirante concluyó destacando su convicción en la importancia del sector agrícola y en la necesidad de impulsar políticas y acciones que mejoren la calidad de vida de las comunidades rurales. Hizo un llamado a trabajar en conjunto, dejando de lado las diferencias ideológicas y priorizando el objetivo común de mejorar las condiciones del campo mexicano.

Nos han olvidado: CAP

Durante la reunión José Amadeo Hernández, coordinador nacional del Consejo Agrario Permanente , expuso las preocupaciones y demandas de nueve organizaciones campesinas que forman parte del CAP. Los líderes agrarios solicitaron a De la Madrid y a todos los aspirantes a la presidencia que presten atención a sus necesidades y no ignoren sus demandas.

En su intervención, José Amadeo Hernandez destacó la decepción que han experimentado en el campo desde que el actual gobierno llegó al poder. Señaló que, a pesar de las promesas realizadas durante la campaña electoral, las acciones del gobierno se han traducido en descalificaciones y recortes presupuestarios, lo que ha debilitado al sector rural.

Entre las preocupaciones planteadas se encuentra la pérdida de interés político y económico del campo mexicano, representando apenas el 3.1% del Producto Interno Bruto y dependiendo en gran medida de las importaciones de alimentos. Los costos de producción son altos y las tasas de rentabilidad son bajas, lo que ha profundizado las desigualdades entre los productores que exportan y el resto del país.

Al hacer un balance de la grave situación que vive el campo mexicano, José Amadeo Hernández detalló que las más de 5 millones de personas que viven en más de 32,000 ejidos y comunidades en México están sufriendo una falta de atención digna por parte de las instituciones encargadas de velar por sus derechos, debido a la falta de presupuesto asignado al campo.

Ante esta situación, consideró urgente rediseñar el presupuesto destinado al campo en México, con el objetivo de mejorar la organización y capacitación de los agricultores, así como fortalecer la protección de los recursos naturales y promover el desarrollo productivo en el sector rural.

Además, las organizaciones campesinas han enfatizado la necesidad de brindar un apoyo urgente a las mujeres rurales, quienes constituyen más de 15 millones de personas en el sector agrario. Estas mujeres enfrentan grandes desventajas sociales, ya que perciben solamente el 75% del salario que reciben los hombres en el mismo trabajo. Además, trabajan un promedio de 31 horas más a la semana y en algunos estados de la República incluso tienen jornadas de hasta 14 horas diarias.

Además, se mencionó la crisis generada por la pandemia, que ha agravado la situación de pobreza y marginación en el campo. La falta de atención a la población rural, la obsolescencia de la maquinaria agrícola y la ausencia de créditos y seguros agropecuarios fueron aspectos resaltados por los líderes campesinos.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *