# Tags
#Salud

Exceso de sodio en donde menos lo imaginas

Cereales para el desayuno, postres y pastelitos, bebidas para deportistas, barras para el desayuno, así como galletas y suplementos alimenticios, son algunos de los muchos productos ultraprocesados que, por su sabor en ocasiones dulce, no permite identificarlos como aquellos que, de acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), mantienen exceso de sodio.

Se suman otros alimentos en los que es más perceptible la presencia de este ingrediente crítico, como son los quesos, sopas instantáneas, pizza congelada, aderezos, vinagretas, mayonesas, palomitas de maíz, botanas y salsas.
La mayoría del sodio dietético (más del 70%) proviene del consumo de alimentos envasados y preparados, y no de la sal de mesa que añadimos a la comida mientras cocinamos o comemos, señala un artículo de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). (1)
La preocupación por parte de especialistas y gobiernos por la ingesta en exceso de sodio crece ante la vinculación de enfermedades y muertes relacionadas con una dieta que rebasa las recomendaciones en su ingesta. Expertos de la OPS destacan que el exceso de sal en la dieta incrementa la presión arterial, causando aproximadamente el 30% de hipertensión, padecimiento que, aseguran, es el principal factor de riesgo para sufrir una enfermedad cardiovascular. (2)
Los últimos resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut Continua 2022), consultados por el Laboratorio de Datos contra la Obesidad (LabDO), indican que la prevalencia de hipertensión arterial (HTA) en personas adultas en México fue de 47.8%. Y, de enero a junio de 2022, las defunciones por enfermedades del corazón fueron la primera causa de muerte a nivel nacional, con 105,864 casos.  (3)
Asimismo, cada  año ocurren 1.6 millones de muertes por enfermedades de este tipo en la región de las Américas, de las cuales alrededor de medio millón son personas menores de 70 años, lo cual se considera una muerte prematura y evitable.

Un estudio de la Universidad de Harvard publicado en The New England Journal of Medicine reveló que las personas que excedieron su ingesta de sodio tuvieron un riesgo 60% mayor de sufrir un evento cardiovascular importante: ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, colocación de un stent cardíaco o cirugía de bypass. Dicha investigación observó a casi 11 mil individuos que fueron seguidos cuidadosamente durante aproximadamente nueve años. (4)

La reducción de la sal en la dieta es una de las medidas recomendadas por la última Cumbre de las Naciones Unidas para prevenir las enfermedades no transmisibles y señalada como una de las mejores estrategias para mejorar la salud de la población según la Organización Mundial de la Salud (OMS).
En un informe reciente de esta organización se advierte que la implementación de políticas de reducción de sodio altamente rentables, podría salvar aproximadamente 7 millones de vidas en todo el mundo para 2030. Y subraya que solo nueve países (Brasil, Chile, República Checa, Lituania, Malasia, México, Arabia Saudita, España y Uruguay) tienen un paquete integral de políticas recomendadas para reducir la ingesta de sodio.  (5)
Reducir el consumo de sal a menos de 5 gramos al día, puede evitar que la presión arterial aumente y esto puede ayudar a evitar la hipertensión. Una dieta baja en sal evitaría hasta uno de cada cuatro ataques al corazón o accidentes cerebrovasculares.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *